Hackers maliciosos podrían abrir la puerta de tu casa

Hackers maliciosos podrían abrir la puerta de tu casa a través de tu cámara

Cámara de seguridad

Ha sido descubierto un nuevo tipo de ataque llamado “aIR Jumper”, el cual, según un estudio de un equipo de expertos de la universidad de Negev, hace que las cámaras de seguridad que sean infectadas con este nuevo malware puedan ser usadas por un hacker malicioso que, a través de una luz infrarroja, conseguiría obtener información del dueño de la casa y hasta acceder a ella físicamente.

Cámara de seguridad

Los expertos en seguridad cibernética de la universidad de Negev, en Israel, han publicado un documento esta misma semana en la que explican con detalle cómo esta nueva técnica, a la que han apodado “aIR Jumper”, puede utilizarse contra los sistemas de seguridad de nuestros hogares y de locales comerciales. Este nuevo ataque es especialmente peligroso ya que se realiza a través del uso de luz infrarroja, la cual es invisible al ojo humano y por lo tanto pasa desapercibido por la víctima.

Gracias a la luz infrarroja, el hacker malicioso puede crear un sistema de comunicación oculto y bidireccional con la red de seguridad de la víctima, la cual suele estar formada por sistemas que no están conectados a internet. Los investigadores han descubierto que este malware podría controlar la intensidad de la luz infrarroja y controlar así, como si de un mando a distancia se tratase, las órdenes que el criminal enviase y recibiese de las cámaras de seguridad, siendo muy difícil su detección posterior.

Es posible obtener contraseñas y hasta abrir la puerta de tu casa

Tras el ataque, el criminal puede grabar y almacenar las señales emitidas por la cámara de seguridad para desencriptarlas más tarde en su casa, y obtener así información del usuario.

“La luz infrarroja es invisible para los humanos, pero las cámaras de seguridad son sensibles a ella, esto ha demostrado que el ataque aIR Jumper puede utilizarse para infiltrarse a través de las cámaras de seguridad y robar datos, entre los que se incluyen códigos pin, contraseñas y claves de encriptado. Los datos se pueden obtener a 10 metros de distancia de la cámara y se le pueden enviar comandos desde kilómetros de distancia”, reza el documento del equipo de investigación.

Dejar respuesta