Navega de forma privada con Veil, una nueva herramienta

Investigadores del MIT están trabajando para crear una nueva herramienta de privacidad.

Chrome

Si te preocupa que alguien descubra qué páginas visitas desde tu navegador hay muchas opciones para mantenerlo en secreto, con diferentes niveles de dificultad y efectividad. Veil lleva las cosas más allá que cualquier otro método de navegación anónima al enmascarar la página que está viendo no solo de posibles atacantes, sino de tu propio sistema operativo. El problema, como explican los investigadores del MIT, es que los modos de navegación privados, incluso los que usan Tor y otras medidas, pueden dejar un rastro en el historial de tu dispositivo, en la memoria RAM o incluso en el almacenamiento temporal.

veil

Cuando visitamos una página, incluso de forma anónima, esa página y sus componentes todavía tienen que cargarse en la memoria, mostrarse y almacenarse en caché, tal vez acceder o modificar las bibliotecas o complementos. El navegador puede intentar eliminar estos rastros, pero no siempre funciona. La memoria RAM puede llegar a almacenar datos de nuestra navegación, por lo que nunca es de forma anónima del todo.

Veil es una herramienta que preserva nuestro anonimato

“El problema fundamental es que [el navegador] recopila esta información, y luego el navegador hace su mejor esfuerzo para solucionarlo. Pero al final del día, sin importar cuál sea el mejor esfuerzo del navegador, aún lo recoge” ha explicado el estudiante graduado del MIT Frank Wang en un comunicado de prensa. “Es mejor que no recopilemos esa información en primer lugar”.

Veil lleva las cosas varios pasos más allá al manejar la entrega del sitio a través de lo que llaman un “servidor deslumbrante”. Una vez entremos en el enlace del sitio y la página se recupera de los servidores especiales, la encripta en tránsito y en el caché de su navegador y solo se descifran para su visualización. Los enlaces y las URL se cifran ellos mismos para que no puedan vincularse con el contenido solicitado. De esta forma, el ordenador nunca registra la URL real, nunca almacena en caché ninguno de los datos, y los rastros restantes no coincidirán con ninguna base de datos o incluso entre sí.

Dejar respuesta