Detenidos por minar Bitcoin en una central de armas nucleares

Detenidos varios ingenieros por minar criptomonedas en una central de armas nucleares.

Bitcoins

Algunas veces la realidad supera la ficción, y esta noticia es un perfecto ejemplo de uno de estos casos. Sucedió en el instituto de investigación de física experimental de Sarov, en Rusia, donde se realizan trabajos relacionados con el desarrollo de armas nucleares. En este instituto se reúnen las mejores mentes y el mejor equipamiento disponible para defender el país, y de hecho ya ha visto el nacimiento de bombas nucleares en el pasado. Se trata, por lo tanto, de un lugar con mucha tecnología, pero también muy peligroso.

rusia
Getty Images

Esto es importante, ya que parece que varios de los ingenieros que trabajan (bueno, ya no) en el instituto de investigación de física experimental de Sarov se olvidaron el sentido común en su casa, y pensaron que sería una buena idea utilizar los ordenadores del trabajo (los cuales son mucho más potentes que un ordenador normal) para minar bitcoin. Recordemos que el minado de criptomonedas hace que los ordenadores funcionen a un menor rendimiento y que vayan más despacio, por lo que hacer esto en un ordenador que se utiliza regularmente para experimentos con armas nucleares es (además de muy peligroso) muy fácil de detectar.

Detienen a varios ingenieros por poner en peligro la seguridad nacional

Y así ha sido. Los ingenieros en cuestión han sido arrestados por la policía rusa y están acusados de varios cargos, entre ellos de poner en peligro la seguridad nacional. De ser declarados culpables (y con la cantidad de pruebas que demuestran su acción, es el desenlace más probable) pasarán varios años en prisión.

Como detalle curioso, la central de armas nucleares de Sarov es uno de los lugares más protegidos de Rusia. Toda su superficie está cercada, y hay un amplio espacio de terreno llano a su alrededor al que está prohibido acceder. De esta forma, si alguien quiere internarse en las instalaciones, se le ve desde lejos. Además, todo el equipamiento de la central se encuentra aislado, y los ordenadores no están conectados a internet, salvo casos excepcionales. Fue el aumento repentino de actividad en los ordenadores lo que hizo sospechar a los informáticos, que enseguida descubrieron que el ordenador había sido conectado a internet de forma clandestina y poco después el por qué.

Dejar respuesta